¿Realmente funcionan los disipadores de temperatura del procesador?


En esta ocasión quiero platicarles acerca de mi PC, la cual he tenido funcionando desde junio del 2013 y en muy raras ocasiones me había causado problemas, hasta recientemente. La configuración de mi PC es la siguiente:

  • Motherboard: Gigabyte F2A85x-UP4
  • Procesador: AMD A8 5600K a 3.6 GHz
  • 8 GB de RAM DDR3 1600
  • Fuente de poder Cooler Master de 750W
  • Sin GPU

La situación fue que comencé a notar que el equipo iba más lento, a veces el cursor se pasmaba o se movía ralentizado, e incluso en los peores casos el equipo se apagaba súbitamente especialmente cuando estaba trabajando con Lightroom o mientras hacía streaming con la webcam. Después de investigar un poco las causas que estaba provocando esto, llegué a la conclusión de que era un problema de sobrecalentamiento del CPU, pues de acuerdo con algunos artículos que leí, la temperatura máxima de mi procesador debería de rondar los 74°C pero en condiciones de procesamiento elevado.

¡Vaya sorpresa! El CPU estaba a 79°C en REPOSO.

Así que me di a la tarea de resolverlo y poderle extender aún más el tiempo de vida a mi pequeña.

Limpieza del gabinete

Lo primero que hice fue destapar el gabinete y ver cuáles eran las razones por las que se estaba produciendo el sobrecalentamiento y pues era de esperarse que el disipador stock y los ventiladores estaban asquerosos de polvo y mugre:

Polvo debajo de la fuente de poder
Procesador
Ventilador de salida de aire
Ventilador de entrada de aire
Polvo en el disipador del CPU

La limpieza del polvo la realicé con un tubo de aire comprimido y con toallitas húmedas de alcohol isopropílico. No desarmé por completo todos los componentes pero sí me aseguré de remover la mayor cantidad de suciedad que tuve al alcance. Yo diría que logré remover un 90% de la suciedad que se había acumulado:

Mejorando la circulación del aire

Pero la limpieza del polvo no lo es todo. También es importante generar corrientes de ventilación que favorezcan el enfriamiento de los componentes de manera óptima. De acuerdo a la imagen de abajo, lo ideal es que el aire fresco entre por el frente y por debajo, y después salga caliente por atrás y por arriba.

De acuerdo a la termodinámica, el aire caliente es más liviano por lo que tiende a desplazarse hacia la parte alta del gabinete, por lo que deben de existir las condiciones para que este aire caliente sea expulsado de manera óptima.

En la configuración de mi gabinete, originalmente había colocado el disco duro justo en medio del flujo de aire de entrada (frente al ventilador), pero después de los problemas que empecé a tener por el control de temperatura, decidí colocarlo en la parte más baja, permitiendo que el flujo de aire circulara sin obstáculos hacia la tarjeta madre:

Otra recomendación es asegurar todos los cables, a manera de que no estorben en el flujo de aire, además de que da una apariencia más ordenada al interior del gabinete.

Los primeros resultados

Es increíble darse cuenta de los estragos que ocasiona el polvo en los componentes, pues al no permitir la correcta circulación del aire, se llegan a tener estos niveles de sobrecalentamiento. Volví a conectar todo y encendí la PC hasta la pantalla del BIOS, donde tomé una nueva lectura de la temperatura en reposo:

Logré disminuir 25°C la temperatura del sistema

La limpieza y remoción de la suciedad permitió que la ventilación funcionara de mejor manera y la temperatura en reposo disminuyó a 54°C, es decir, una diferencia de 25°C que ya es bastante considerable. Sin embargo, no quedé muy convencido con esa temperatura, ya que como lo comentaba al principio, mi PC ya tiene más de 6 años trabajando y si quería seguirle extendiendo el tiempo de vida, tenía que mejorar aún más la regulación de temperatura. Por este motivo y por el hecho de que vivo en una ciudad muy calurosa, opté por comprar un disipador de temperatura del CPU.

Un disipador más eficiente

En el mercado hay muchas opciones para el enfriamiento de los procesadores: pueden funcionar a base de aire (más baratas) o de líquido refrigerante (más costosas). Y como en todos los componentes, hay gran variedad de marcas como las ya conocidas CoolerMaster o Corsair; pero tras una investigación exhaustiva y considerando que no quería invertir mucha plata, me decanté por un disipador a base de aire marca Arctic y el modelo Freezer Xtreme, el cual encontré con muy buenas valoraciones y a un precio bastante accesible.

 

Afortunadamente, este modelo es retrocompatible con el socket FM2 de mi procesador y también funciona para el socket AM4 (por si algún día decido actualizar mi máquina). También ya incluye la pasta térmica pre-aplicada que es necesaria para que la temperatura se distribuya de manera correcta entre el procesador y el disipador, por lo que no fue necesario comprar más pasta para su instalación. Funciona con un ventilador de 120 mm con el que se enfrían todas las laminas de aluminio que conforma al disipador.

¡Esta cosa sí enfría!

Bueno, para no hacerles el cuento muy largo, instalé el nuevo disipador en mi CPU y estos fueron los resultados:

Se ve aparatoso pero bonito, ¿no creen? Es como un gran edificio en medio de una ciudad del futuro.
Y la nueva temperatura en reposo es de……

Quiero aclarar que las 3 fotografías del BIOS las tomé bajo las mismas condiciones, que consistieron de:

  1. Iniciar el CPU después de que estuvo apagado durante un tiempo considerable (no fue reboot).
  2. Entrar al BIOS.
  3. Tomar la foto de la temperatura tras 5 minutos de haber encendido la PC.

Esto me lleva a la conclusión de que los disipadores de temperatura comerciales, y por comerciales me estoy refiriendo a los que son alternativos a los disipadores stock del procesador, sí hacen su trabajo de disminuir y controlar la temperatura del CPU. En mi caso particular, logré disminuir la temperatura de mi procesador de 79°C a 27°C en reposo, lo cual estoy seguro que le extenderá algunos años más de vida a mi computadora.

Espero que les haya gustado este artículo y si tienen algún comentario, no duden en compartirlo aquí.

 

Compártelo:

Dejar un comentario